6 sencillos pasos para disolver una corporación

6 sencillos pasos para disolver una corporación

Divulgación: este contenido es compatible con lectores, lo que significa que si hace clic en algunos de nuestros enlaces, podemos ganar una comisión.

Hay más en la disolución de una corporación que el simple cese de operaciones. Debe completar formalmente el proceso resolviendo asuntos comerciales y financieros y presentando artículos de disolución y documentación fiscal.

No hacerlo puede dar lugar a sanciones y responsabilidades. En esta publicación, lo guiaremos a través del proceso paso a paso.

Por qué vale la pena disolver una corporación

Los eventos imprevistos, las dificultades financieras y la imposibilidad de despegar, entre otros factores, pueden obligarlo a tomar la difícil decisión de disolver una corporación. Por difícil que sea, es mejor disolver la empresa que continuar como una corporación inactiva.

La razón es que, incluso cuando deja de operar, una corporación sigue siendo una entidad comercial en términos legales. Esto significa que existen requisitos legales estatales y federales que la empresa debe cumplir a menos que se disuelva legalmente.

Estos incluyen la presentación de informes anuales y el pago de impuestos comerciales. También puede haber requisitos adicionales según el estado en el que se formó la corporación. Completar estas acciones significa que permanece en buenos términos con el estado. Pero, si la corporación se vuelve inactiva y no conserva su buena reputación, puede haber sanciones.

Además, si el estado se ve obligado a disolver la corporación administrativamente, sus propietarios pueden ser responsables de las deudas pendientes y otros pasivos. También puede haber multas por impuestos e intereses no pagados.

Si debe cerrar sus puertas, es mejor disolver legalmente la empresa que dejar que se acumulen los costos antes mencionados.

La inversión necesaria para disolver una corporación

Muchos factores pueden afectar el tiempo que lleva disolver una corporación. Estos incluyen el tamaño de la corporación, la industria y las regulaciones locales.

La presentación de los artículos de disolución, es decir, la formalización del procedimiento con el estado, sólo puede tardar días en completarse. Pero hay otros pasos necesarios involucrados en la disolución de una corporación. Aspectos como la liquidación de activos y la presentación de todos los documentos fiscales correctos probablemente llevarán mucho más tiempo.

En el aspecto financiero de las cosas, hay una pequeña tarifa que debe pagar al estado para presentar los artículos de disolución. El precio depende del estado y oscila entre $ 15 y $ 100 o más. Visite el sitio web del secretario de estado u otra agencia relevante para obtener más información.

El otro gasto que puede necesitar considerar son los honorarios legales. Si no hay alguien con los conocimientos legales para encargarse de la disolución de la corporación, es posible que desee buscar ayuda externa.

Del mismo modo, si le preocupan los problemas de cumplimiento u otros pasos en falso en el proceso, puede decidir contratar a un abogado. Pero el problema es que los abogados suelen cobrar más de $100 por hora. Una alternativa es hacer uso de un servicio legal en línea que es más asequible.

Rocket Lawyer, por ejemplo, es un servicio que se especializa en documentación legal. Por $ 39.99 por mes, obtiene acceso a una variedad de plantillas de documentos legales y abogados profesionales a quienes puede hacer preguntas. También obtiene una consulta gratuita de 30 minutos con un abogado sobre cada asunto legal nuevo.

6 sencillos pasos para disolver una corporacion
6 sencillos pasos para disolver una corporación 2

Rocket Lawyer también ofrece un servicio independiente para artículos de disolución. Presentarán todos los formularios requeridos con el estado en su nombre y atarán cualquier cabo suelto, como asegurarse de que se notifique a los asociados y que se hayan distribuido los activos.

6 pasos para disolver una corporación

Hay una ruta oficial para disolver una corporación. Esto incluye encargarse de ciertos asuntos financieros y comerciales, así como presentar artículos de disolución.

Asegúrese de adherirse a los protocolos adecuados examinando los estatutos corporativos, las regulaciones estatales y siguiendo estos pasos:

#1 – Buscar la aprobación de la Junta Directiva y los Accionistas

En primer lugar, celebre una reunión con la junta directiva. La junta debe aprobar una resolución para disolver la corporación antes de que pueda pasar al siguiente paso.

El consejo de administración podrá proponer un plan de disolución. Este documento legal establece los acuerdos entre directores y accionistas sobre el proceso de disolución y distribución de activos. Entra en vigor una vez que se obtienen los permisos necesarios.

A continuación, los accionistas deben votar sobre la resolución de disolución. Un voto mayoritario de aprobación significa que la iniciativa puede seguir adelante. Una mayoría comprende dos tercios de los accionistas en la mayoría de los estados, pero esto varía de un estado a otro.

Cuando se obtiene el consentimiento de los directores y accionistas, puede avanzar con una disolución voluntaria. Tenga en cuenta que debe cumplir con las leyes estatales y los estatutos corporativos durante todo el proceso de votación.

Además, debe documentar todo el proceso en el libro de registro corporativo. Y debe haber un acuerdo por escrito que busque la disolución firmado por los accionistas antes de que pueda presentar los artículos de disolución.

#2 – Presentar Artículos de Disolución

Para disolver oficialmente la corporación, debe presentar los artículos de disolución ante el secretario de estado o una oficina similar. La agencia puede llamarse oficina de incorporación, agencia de sociedades o comisión de sociedades en algunos estados.

Encuentre y siga las pautas para el procedimiento en su estado. Una simple búsqueda en Google debería llevarlo al departamento correcto, por ejemplo, buscar «artículos de archivo de disolución en Illinois».

También vale la pena señalar que si la corporación opera en varios estados, también debe presentar documentos en los otros estados. De lo contrario, puede ser responsable de los informes anuales, las tarifas, etc. en cada estado.

Según el estado, es posible que deba completar los formularios correspondientes en persona, en línea o por correo. En este punto, también debe presentar la tarifa para presentar los artículos de disolución.

A veces conocido como el certificado de disolución, el documento generalmente solo requiere cierta información básica, incluido el nombre y la dirección de la empresa, la fecha de la votación, la cantidad de votos a favor y en contra, si se han emitido activos y la fecha de ejecución.

#3 – Finalizar impuestos

Cuando disuelva la corporación, no seguir los procedimientos fiscales adecuados podría terminar en problemas legales y sanciones. Si hay deudas tributarias impagas, el gobierno puede embargar bienes contra los pagos, multas e intereses. También puede ser legalmente responsable si intenta distribuir activos para evitar pagar impuestos finales. Asegúrese de seguir el protocolo cuidadosamente.

Hay una gran cantidad de formularios que debe completar para concluir los impuestos. Por lo tanto, tenga en cuenta que el asesoramiento legal o la ayuda de un contador podrían ser particularmente útiles en este caso.

Primero, debe notificar al IRS presentando Formulario 966, que cubre la disolución y liquidación de empresas. Luego, deberá presentar una declaración de impuestos final para el año en que cierre el negocio. Marque la casilla denominada Declaración final en su formulario de declaración de impuestos.

Tenga en cuenta que existen diferentes formularios de declaración de impuestos para corporaciones C y corporaciones S. También es posible que deba presentar el formulario del IRS que cubre la venta de propiedad comercial.

A continuación, debe cuidar los impuestos que se relacionan con los empleados. Debe declarar y pagar su parte y la parte de los empleados de los impuestos federales sobre el empleo finales, incluidos los impuestos sobre la renta, la seguridad social, el desempleo y Medicare. Existe otro formulario para declarar y pagar impuestos para los trabajadores subcontratados.

Finalmente, debe cancelar su número de identificación de empleador (EIN) y cerrar su cuenta comercial del IRS. Puede hacerlo enviando una carta al IRS que contenga el nombre comercial, la dirección y el EIN, junto con el motivo del cierre de la cuenta, es decir, la disolución.

En algunos estados, debe adquirir un certificado de liquidación de impuestos del IRS antes de presentación de artículos de disolución. Este certificado demuestra que se han finalizado todos los informes y pagos de impuestos.

#4 – Notificar a los acreedores

Deberá comunicar a todos los acreedores la disolución de la sociedad y el plazo que tienen para reclamar las deudas pendientes. Esto también actúa como una notificación de que no puede incurrir en más deudas de los acreedores.

Puede hacer esto enviando a los acreedores y reclamantes relevantes un aviso por correo. Asegúrese de incluir la dirección a la que los acreedores deben enviar sus reclamaciones y la información que debe incluirse en la reclamación.

El plazo en el que los acreedores tienen que presentar reclamaciones depende del estado, pero suele ser de unos tres años. Si los acreedores no presentan un reclamo en ese tiempo, es posible que pueda prohibir su reclamo por completo. Es una buena idea buscar asesoramiento legal sobre estos asuntos.

Cuando recibe reclamos, la corporación puede aceptar y pagar reclamos o disputarlos. Si disputa un reclamo, el acreedor puede presentar una demanda para recuperar las deudas. Pero es posible que puedas llegar a un acuerdo con los acreedores en el que pagues una cantidad menor, por ejemplo, el 80% de la deuda. Esto significaría que puede evitar litigios que pueden ser costosos y prolongados.

Si la corporación no paga sus deudas sino que distribuye fondos a los accionistas, entonces los accionistas pueden ser personalmente responsables ante los acreedores. Por lo tanto, debe liquidar las reclamaciones antes de distribuir cualquier activo a los accionistas.

#5 – Liquidar y Distribuir Activos

Todos los activos comerciales que queden después de que se liquiden los reclamos con los acreedores deben liquidarse para distribuirlos a los accionistas.

Esto significa vender activos, como equipos comerciales, bienes raíces y vehículos por dinero en efectivo. Incluso puede haber activos intangibles que puede liquidar, como contratos y propiedad intelectual.

Hay varias formas de liquidar activos. Por ejemplo, puede encontrar compradores apropiados a través de su red de contactos existente. O podría subastar activos o realizar una venta con descuento, etc.

Solo necesita asegurarse de que puede demostrar que la junta ha hecho todo lo posible para obtener los valores más altos para los activos. Por lo tanto, asegúrese de mantener buenos registros del proceso de liquidación.

La forma en que se distribuirán los activos debe estar descrita en los estatutos sociales. Por lo general, el porcentaje de activos que obtiene un accionista corresponde a la cantidad de acciones que posee.

Sin embargo, las corporaciones a veces tienen diferentes clases de acciones. En este caso, deberá consultar los estatutos sociales para asegurarse de que cada accionista reciba la distribución adecuada de los activos restantes.

#6 – Operaciones de conclusión

Si aún no lo ha hecho, deberá concluir cualquier asunto comercial. En este punto, no puede realizar ningún otro negocio que no sea el necesario para liquidar el negocio.

Hay una serie de cabos sueltos que puede necesitar para atar. Esto incluye cumplir con las obligaciones contractuales restantes y luego finalizar los contratos con los clientes. También es posible que deba cobrar las cuentas por cobrar pendientes.

Además, deberá encargarse de cualquier compromiso con los empleados, como beneficios, indemnización por despido y proporcionar la documentación adecuada.

Debe notificar a los proveedores y clientes que el negocio estará cerrado. Es posible que desee hacer esto mediante la publicación de un aviso en un periódico local, por ejemplo.

Además, es posible que deba rescindir cualquier permiso o licencia para el estado en el que formó la corporación, así como para cualquier otro estado en el que operaba.

Además, es posible que deba retirarse de los arrendamientos de propiedades comerciales. Y también deberá asegurarse de equilibrar los libros para poder cerrar las cuentas bancarias corporativas y las cuentas de servicios.

Próximos pasos

Como ha visto, disolver una corporación es un proceso algo complejo, de varios pasos, regido por varias leyes y reglamentos. Por lo tanto, si algo no le queda claro o le preocupa que pueda cometer errores en el proceso, entonces es una buena idea consultar con un servicio legal a continuación.

Una vez que disuelve una corporación voluntariamente, ya no existe como entidad legal. Presentó la documentación correcta, distribuyó los activos y liquidó el negocio. No hay nada más que hacer con respecto a la disolución.

Si desea volver al negocio, deberá formar una nueva corporación, lo que puede hacer con la ayuda de los proveedores de servicios legales en línea. Hay muchos pasos involucrados en el proceso, incluida la presentación de nuevos artículos de incorporación. Y aquí hay una guía de las mejores cuentas de cheques comerciales para considerar al lanzar su próxima empresa.